¿Preguntas? Llama a la línea en Bogotá (57-1) 753 9548 o escríbenos

CORTE ORDENA AL INPEC REVOCAR LA ORDEN DE TRASLADO DE UNA RECLUSA POR VIOLACIÓN DEL DERECHO A LA UNIDAD FAMILIAR

Corte ordena al INPEC revocar la orden de traslado de una reclusa.

Una madre cabeza de familia se encontraba privada de la libertad. Posteriormente fue trasladada del establecimiento penitenciario en el que se encontraba a una reclusión de mujeres en una ciudad diferente. Los menores hijos de la reclusa se encontraban al cuidado de una señora ajena a la familia, en razón a que su padre nunca estuvo a cargo de ellos. Por la lejanía de la cárcel a la que fue trasladada la reclusa, le era imposible coadyuvar en el desarrollo de sus hijos y además ni ella, ni la persona que los cuidaba contaba con los recursos económicos necesarios para sufragar los gastos de transporte para visitarla.

Ante la negativa del INPEC de trasladarla de nuevo al primer lugar de reclusión, la afectada interpuso acción de tutela.

Conozca la decisión tomada por la Corte Constitucional en la Sentencia T-319-2011 descargando el Reporte Jurisprudencial.

Derecho Justo sintetiza el problema jurídico planteado y la respuesta dada por la Corte.

El Problema...


Una madre cabeza de familia se encontraba privada de la libertad. Posteriormente fue trasladada del establecimiento penitenciario en el que se encontraba a una reclusión de mujeres en una ciudad diferente. Los menores hijos de la reclusa se encontraban al cuidado de una señora ajena a la familia, en razón a que su padre nunca estuvo a cargo de ellos.

Por la lejanía de la cárcel a la que fue trasladada la reclusa, le era imposible coadyuvar en el desarrollo de sus hijos y además ni ella, ni la persona que los cuidaba contaba con los recursos económicos necesarios para sufragar los gastos de transporte para visitarla.

...La Respuesta

El INPEC no puede trasladar a una reclusa a un establecimiento carcelario alejado del lugar donde residen sus menores hijos, quienes se encuentran a cargo de una persona ajena a la familia que carece de recursos económicos para facilitar su contacto permanente, argumentando la necesidad de descongestionar la cárcel, sin vulnerar los derecho fundamentales a la unidad familiar, tener una familia y a no ser separados de ella. Lo anterior, teniendo en cuenta que:

1. Corresponde a las autoridades carcelarias posibilitar, hasta donde ello sea posible y de acuerdo con las circunstancias de cada caso en particular, que el interno mantenga contacto permanente con su grupo familiar. Especialmente si se encuentra conformado por menores de edad, con el fin de preservar la unidad familiar y de esta manera alcanzar el desarrollo armónico e integral de los niños y adolescentes.

2. Con el traslado de una interna a un establecimiento carcelario fuera del lugar donde viven sus menores hijos, quienes por motivos económicos no pueden ir los días de visita, se afecta la integridad de éstos desde el punto de vista emocional, físico y social, al no poder disfrutar en conjunto de un espacio familiar propicio para el fortalecimiento de los lazos intrafamiliares. También se afecta a la reclusa, a quien por tal hecho se le coartan sus posibilidades de resocialización.

3. Las autoridades penitenciarias que ordenan el traslado de una reclusa a un centro diferente al que venía cumpliendo su pena, deben estudiar previamente las condiciones personales y familiares que la rodean, a efectos de no causar un daño adicional para ella y su núcleo familiar.

4. Ante la existencia de menores de edad, las autoridades penitenciarias deben verificar con criterios de razonabilidad, necesidad y proporcionalidad la situación personal en que la reclusa se encuentra, con el objeto de no desarticular la institución familiar y de esta manera hacer menos traumática su detención.

  • IMPRIMIR
  • Compartir
  • Facebook

NOTAS RELACIONADAS

Buscador especializado

RECOMENDACIONES