¿Preguntas? Llama a la línea en Bogotá (57-1) 753 9548 o escríbenos

EDUCACIÓN DE LOS MENORES CON DISCAPACIDAD AUDITIVA

En la Sentencia T-694-2011 la Corte Constitucional amparó los derechos fundamentales a la igualdad y a la educación de una menor que presentaba una discapacidad auditiva neurosensorial profunda.

Derecho Justo sintetiza el problema jurídico planteado y la respuesta dada por la Corte.

El Problema...

Una menor de edad presentaba una discapacidad auditiva neurosensorial profunda y requería un servicio educativo acorde a su discapacidad. La niña estaba recibiendo su educación en una corporación para discapacitados ubicada en el municipio donde habitaba, pero tal establecimiento estaba dirigido a la enseñanza de niños con Síndrome de Down y no la discapacidad que aquejaba a la menor. Dicha situación generó trastornos en la salud y autoestima de la afectada, por cuanto no ha superado la discapacidad auditiva. La madre de la menor acudió a diferentes entes estatales de educación de su municipio y departamento para solicitar un docente especializado en tratar la discapacidad de su hija, sin embargo la entidad territorial se negó a su petición argumentando que en el municipio no se cumplía con la oferta educativa para la población sorda (10 estudiantes) con el fin de contratar un intérprete de lengua de señas.

...La Respuesta

La Secretaría de educación de un municipio no puede negarse a prestar formación acorde a la discapacidad auditiva que presenta una menor, teniendo en cuenta que el único centro educativo para personas discapacitadas no cuenta con un docente especializado para ayudar a la menor a superar su déficit motor y sensitivo, sin vulnerar sus derechos fundamentales a la igualdad y a la educación en el componente de acceso y calidad. Lo anterior, teniendo en cuenta que:

1. El Estado debe propender por fijar una serie de acciones afirmativas a favor de las personas que por su especial condición física o mental no pueden desempeñarse en sociedad en las mismas circunstancias personales en las que lo haría un individuo común.

2. La discapacidad que padece un menor es una razón más que suficiente para protegerlo, especialmente en tanto es latente la debilidad manifiesta en la que se encuentra, pues no hacerlo sería ubicarlo en un plano de desigualdad que resulta inadmisible a la luz de los mandatos establecidos en la Constitución Política.

  • IMPRIMIR
  • Compartir
  • Facebook

NOTAS RELACIONADAS

Buscador especializado

RECOMENDACIONES