¿Preguntas? Llama a la línea en Bogotá (57-1) 753 9548 o escríbenos

UN VENDEDOR INFORMAL FUE DESALOJADO DEL ESPACIO PÚBLICO EN IBAGUÉ. CORTE CONSTITUCIONAL ORDENA SU REUBICACIÓN DONDE PUEDA EJERCER SU ACTIVIDAD PRODUCTIVA

Una señora había sido poseedora por 7 años de una caseta ubicada en una calle del municipio de Ibagué en la que vendió frutas y verduras, de esta venta había derivado el sustento de sus dos hijas, dependientes económicamente de ella. La señora había pagado cumplidamente los respectivos impuestos y el servicio de energía eléctrica.

El municipio de Ibagué a través de un acto administrativo declaró que la señora era una ocupante indebida del espacio público y ordenó su desalojo sin ofrecerle una alternativa de reubicación.

Bajo tales circunstancias, la Corte Constitucional en sentencia T-135-2010 ordenó al municipio de Ibagué ofrecer a la afectada un plan que contenga medidas adecuadas, necesarias y suficientes para reubicarla en un lugar en el que pueda ejercer una actividad productiva, acorde con el ordenamiento jurídico.

Derecho Justo sintetiza el problema jurídico planteado y la respuesta dada por la Corte.

El Problema...

Una señora había sido poseedora por 7 años de una caseta ubicada en una calle del municipio de Ibagué en la que vendió frutas y verduras, de esta venta había derivado el sustento de sus dos hijas, dependientes económicamente de ella. La señora había pagado cumplidamente los respectivos impuestos y el servicio de energía eléctrica.

El municipio de Ibagué a través de un acto administrativo declaró que la señora era una ocupante indebida del espacio público y ordenó su desalojo sin ofrecerle una alternativa de reubicación.

Bajo tales circunstancias, la Corte Constitucional en sentencia T-135-2010 ordenó al municipio de Ibagué ofrecer a la afectada un plan que contenga medidas adecuadas, necesarias y suficientes para reubicarla en un lugar en el que pueda ejercer una actividad productiva, acorde con el ordenamiento jurídico.

...La Respuesta

Una señora había sido poseedora por 7 años de una caseta ubicada en una calle del municipio de Ibagué en la que vendió frutas y verduras, de esta venta había derivado el sustento de sus dos hijas, dependientes económicamente de ella. La señora había pagado cumplidamente los respectivos impuestos y el servicio de energía eléctrica.

El municipio de Ibagué a través de un acto administrativo declaró que la señora era una ocupante indebida del espacio público y ordenó su desalojo sin ofrecerle una alternativa de reubicación.

Bajo tales circunstancias, la Corte Constitucional en sentencia T-135-2010 ordenó al municipio de Ibagué ofrecer a la afectada un plan que contenga medidas adecuadas, necesarias y suficientes para reubicarla en un lugar en el que pueda ejercer una actividad productiva, acorde con el ordenamiento jurídico.


  • IMPRIMIR
  • Compartir
  • Facebook

NOTAS RELACIONADAS

  • LAS INSTITUCIONES EDUCATIVAS DEBEN REMOVER LOS OBSTÁCULOS QUE IMPIDEN EL ACCESO A LA EDUCACIÓN DE LOS MENORES DISCAPACITADOS (SENTENCIA HISTÓRICA)

    En la Sentencia T-022-2009 la Corte Constitucional amparó los derechos de una niña discapacitada afectada por la metodología implantada por la institución educativa en la que estudiaba. Para proteger el derecho a la educación la Corte ordenó al director del colegio tomar las medidas necesarias para remover los obstáculos que pueden impedir el acceso a la educación de la menor.

    Ver más >>
  • CORTE CONSTITUCIONAL AMPARA EL DERECHO A LA SALUD DE UNA MUJER QUE PADECÍA UNA ENFERMEDAD PSIQUIÁTRICA

    En la Sentencia T-046-2010 la Corte Constitucional conoció el caso de una mujer a quien la EPS le había negado un medicamento para tratar su enfermedad psiquiátrica, argumentando que no había sido prescrito por un médico adscrito a su red prestadora de servicios.

    Ver más >>
  • CORTE ORDENA AL INPEC REVOCAR LA ORDEN DE TRASLADO DE UNA RECLUSA POR VIOLACIÓN DEL DERECHO A LA UNIDAD FAMILIAR

    Corte ordena al INPEC revocar la orden de traslado de una reclusa. Una madre cabeza de familia se encontraba privada de la libertad. Posteriormente fue trasladada del establecimiento penitenciario en el que se encontraba a una reclusión de mujeres en una ciudad diferente. Los menores hijos de la reclusa se encontraban al cuidado de una señora ajena a la familia, en razón a que su padre nunca estuvo a cargo de ellos. Por la lejanía de la cárcel a la que fue trasladada la reclusa, le era imposible coadyuvar en el desarrollo de sus hijos y además ni ella, ni la persona que los cuidaba contaba con los recursos económicos necesarios para sufragar los gastos de transporte para visitarla. Ante la negativa del INPEC de trasladarla de nuevo al primer lugar de reclusión, la afectada interpuso acción de tutela. Conozca la decisión tomada por la Corte Constitucional en la Sentencia T-319-2011 descargando el Reporte Jurisprudencial.

    Ver más >>
Buscador especializado

RECOMENDACIONES