¿Preguntas? Llama a la línea en Bogotá (57-1) 753 9548 o escríbenos

CORTE CONSTITUCIONAL AMPARÓ EL DERECHO A LA VIDA DIGNA DE UN JOVEN CON ACNÉ SEVERO - SENTENCIA HISTÓRICA

En la Sentencia T-722-2001 la Corte Constitucional ordenó a una EPS entregar los medicamentos necesarios para el tratamiento del acné maduro quístico. Lo anterior, con el fin de amparar el derecho a la salud y a la vida digna de un estudiante a quien le diagnosticaron la enfermedad mencionada. El afectado no contaba con recursos para sufragar el costo del medicamento.

Derecho Justo sintetiza el problema jurídico planteado y la respuesta dada por la Corte.

El Problema...

Un estudiante en su condición de afiliado al Plan Obligatorio de Salud en una Entidad Prestadora de Salud (E.P.S.), asistió a una consulta con un médico adscrito a la E.P.S. especialista en dermatología. Éste le diagnosticó “Acné maduro quístico - cicatriz severa externa- depresión secundaria” y le recetó el medicamento ISOTARTINOINA en cápsulas de 20 miligramos.

Dado que ni el estudiante ni su familia contaban con recursos para sufragar el costo del medicamento, solicitó a la entidad el medicamento prescrito que no estaba incluido dentro del P.O.S., La EPS le negó la entrega del mismo, amparándose en un reglamento que establecía que “Debe existir un riesgo inminente para la vida y la salud de paciente, el cual debe ser demostrable y constar en la historia clínica respectiva.”

No obstante, el medicamento no puede ser sustituido por ningún otro, porque los tratamientos efectuados con otras drogas no produjeron ningún efecto.

...La Respuesta

Una E.P.S. no negar a una persona que padece acné maduro quístico los medicamentos requeridos para el tratamiento, argumentando que no existe un riesgo inminente para la vida y la salud de paciente, sin vulnerar su derecho a la salud y a la vida digna. Lo anterior, teniendo en cuenta que la falta de tratamiento de la enfermedad acné maduro quístico afecta la calidad de vida de quien la padece -vida digna-, ante las visibles secuelas que ésta produce.

La vida es un derecho constitucional fundamental que no se reduce a la mera existencia, sino que implica la dignidad de dicha existencia y por lo tanto incorpora aquellas las condiciones suficientes para desarrollar, en la medida de lo posible, todas las facultades de las que puede gozar un ser humano.

El derecho a la integridad personal como manifestación directa del principio de la dignidad humana, excluye la violencia física y moral e incorpora el derecho al máximo trato razonable y la mínima afectación posible del cuerpo y del espíritu.

Cuando la presencia de ciertas anomalías en la salud pongan en peligro la dignidad personal, el paciente tiene derecho a abrigar esperanzas de recuperación, a procurar alivio a sus dolencias, a buscar, por los medios posibles, la posibilidad de una vida, que no obstante las dolencias, pueda llevarse con dignidad.

  • IMPRIMIR
  • Compartir
  • Facebook

NOTAS RELACIONADAS

Buscador especializado

RECOMENDACIONES