¿Preguntas? Llama a la línea en Bogotá (57-1) 753 9548 o escríbenos

DEBILIDAD MANIFIESTA: ANTE ELLA LOS EMPLEADORES DEBEN ACUDIR AL MINPROTECCIÓN PARA DESPEDIR A UN TRABAJADOR

En la Sentencia T-417-2010 la Corte Constitucional conoció el caso de un trabajador que se encontraba en una difícil situación de salud y fue despedido de la empresa donde desarrollaba sus labores, sin que mediara la autorización del Ministerio de la Protección Social.

Derecho Justo sintetiza el problema jurídico planteado y la respuesta dada por la Corte.

El Problema...

Una persona se desempeñó en una empresa como operario de oficios varios durante cuatro años. Durante la ejecución del contrato, el trabajador padeció de diversas enfermedades, algunas relacionadas con su oficio y sufrió un accidente de trabajo que le dejó como consecuencia un esguince lateral de tobillo izquierdo, para lo cual le fueron recomendadas terapias de rehabilitación. Mientras el afectado acudía a las terapias, la empresa procedió a despedir al afectado sin justa causa y sin la autorización expresa del Ministerio de la Protección Social, entregando la indemnización respectiva. La empresa argumentó que no se configuraba una estabilidad laboral reforzada dado que el actor no tenía una enfermedad calificada ni su situación reflejaba una debilidad manifiesta.

...La Respuesta

Una empresa puede despedir a un trabajador que se encuentra en difíciles condiciones de salud, omitiendo la autorización del Ministerio de la Protección Social, sin vulnerar sus derechos fundamentales al trabajo, igualdad, seguridad social y mínimo vital, siempre y cuando logre demostrar que:

1. No se ha dictaminado que las afecciones de salud del trabajador generen impacto en términos de pérdida de capacidad laboral o de debilidad manifiesta, pues esta situación lo coloca por fuera de la protección laboral reforzada que ofrece la Ley 361 de 1997.

2. El trabajador no se encuentra en una situación de debilidad manifiesta que active la protección laboral reforzada, bien sea por la gravedad de la enfermedad que padece o porque se trate de un padecimiento que por sí mismo genere discriminación.

3. Los problemas de salud del trabajador no producen el agravamiento de un padecimiento crónico que lo ubique en la categoría de persona con discapacidad.

  • IMPRIMIR
  • Compartir
  • Facebook

NOTAS RELACIONADAS

Buscador especializado

RECOMENDACIONES